Esto es lo que le pasa a tu #cuerpo #después de #comer una #hamburguesa

La comida rápida resulta bastante práctica, y por lo general muy sabrosa también, pero no siempre es la mejor opción para nutrir nuestros cuerpos.

Durante los primeros 10 minutos, todo va brillantemente, al menos así parece. Nuestros cerebros han sido engañados para preferir alimentos ricos en calorías y en el caso de la hamburguesa Big Mac, esta proporciona dicha abundancia de calorías. Una Big Mac contiene un promedio de 540 calorías, lo que hace que nuestro nivel de azúcar en la sangre se dispare hacia arriba. Los químicos que nos producen bienestar, como el neurotransmisor dopamina, son liberados en el cerebro, y son los que te hacen pensar: “Esta es una hamburguesa sabrosa”.

Pero después de los primeros 20-30 minutos es que comienza la cuesta abajo. Los altos niveles de fructosa del jarabe de maíz y el sodio en el interior de la carne, hacen que deseemos con más intensidad ese sabor (y a largo plazo, esto puede conducir a la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón). A continuación, el sodio (alrededor 970 miligramos de este) provoca deshidratación y comienza a hacer que los riñones y el corazón el trabajen más rápido. La presión arterial sube, y eso que no tenemos en cuenta que te puedes antojar de una malteada.

A los 40 minutos, el cuerpo probablemente todavía sienta cierto antojo por alimentos similares; lo que significa que perder el control de los niveles de azúcar en la sangre, hace que la comida basura (como una barra de chocolate) parezca aún más atractiva de lo que normalmente sería. El tracto gastrointestinal absorbe muy rápidamente el alto volumen de jarabe de maíz rico en fructosa que mencionamos anteriormente, además añade cierta sensación de hambre.

Entre los 50-60 minutos, la digestión se hace muchísimo más lenta. La comida suele tardar 24-72 horas en ser digerida, pero la grasa y grasas trans dentro de una Big Mac, podría tomarle al organismo digerirlas en más de tres días.

Si quieres disfrutar de un Big Mac, trata de que sea algo ocasional” es el consejo para cuando te antojes de comidas rápidas. Los ingredientes pueden causar daños graves a tu cuerpo, especialmente cuando se consumen en una base regular.

Una hamburguesa con tocino y queso doble puede tener alrededor de 900 calorías; y si se tiene en cuenta que el número de calorías diario recomendado oscila entre las 200 y 250 calorías diarias; cuando una personas consume una hamburguesa, le quedarían por mucho entre 1100 y 140 calorías restantes por consumir. Pero si tienes en cuenta que la comida del mediodía contiene un promedio de 1100 calorías y el desayuno unas 800, hace rato te pasaste el límite de calorías diarias, y eso es lo que te puede llevar al sobrepeso y la obesidad.

Así que no se trata de que no te prives de comerte un pecadito de vez en cuando; sino que se trata de poder comer bien, y de vez en cuando comerte una hamburguesa, ya que si no lo haces, posiblemente termines aumentando la tentación y acabando poder devorarte todas las hamburguesas cuando vayas al restaurante de comidas rápidas más cercano.

Al menos ya sabes lo que te estás comiendo y también sabes que si te comes una hamburguesa, en menos de una hora puedes estar sintiendo deseos de comerte otra, o quizás comida o bebidas por el estilo que son altas en calorías.

About The Author

Related posts